La Infancia

Violeta Parra

 

Semana sobre semana

transcurre mi edad primera.

Mejor ni hablar de la escuela,

la odié con todas mis ganas,

del libro hasta la campana,

del lápiz al pizarrón,

del banco hasta el profesor.

Y empiezo a amar la guitarra

y donde siento una farra

allí aprendo una canción.

Cuando me pierdo en la viña

armando mis jugarretas

yo soy la feliz Violeta

el viento me desaliña.

Como nací pat'e perro

ni el diablo me echaba el guante

si con la escuela inconstante

constante para ir al cerro.

Lo paso como en destierro

feliz con los pajaritos

soñando con angelitos.

Así me pilla fin de año

sentada en unos escaños.

¡Quisiera ser arbolito!

Así poco a poco aprendo

lo que es mansera y arado

arrope, zanco y gloriado

bolillo que está moliendo

siembra, apuerca, poca y trilla,

emparva, corta y vendimia;

ya sé lo que es la cizaña

y cuantas clases de araña

carcomen la manzanilla.

Aprendo a bailar la cueca

toco vihuela, improviso,

descuero rana a cuchillo

ya le doy vuelta a la rueca.

Como una gallina clueca

saco mi linda parvá

y en la callana caldeá

dorado dejo el triguito

y amarillo el motecito,

nadie me gana a pelear.

...Y empiezo a amar la guitarra

y donde siento una farra

allí aprendo una canción.